19 de abril de 2011

Seamos tod@s un poco periodistas

Foto de Mónica Moro

"Me gustaría que esta noticia saliera en el El País, en la sección de Sociedad. ¿Cuánto crees que puede valer?" Sí sí, no os riáis. Aún hoy -o especialmente hoy- son muchas las personas que tienen el convencimiento de que para que una noticia que viene de una empresa aparezca en los medios se debe pagar, como si de un anuncio se tratara.

Entonces les cuento que una cosa es el periodismo y otra la publicidad. Y que precisamente la credibilidad de un medio de comunicación se basa en la separación que hace de sus intereses comerciales y el interés general de sus lectores. Así trabajan muchas redacciones en España. Les llegan informaciones de las empresas, normalmente en formato nota de prensa y los periodistas deciden si esa información es susceptible de aparecer en su medio y de qué forma. Cuanto más profesional es un medio de comunicación, más tiempo dedica en contrastar la información que les llega de una fuente. Por ejemplo, piden a la fuente emisora de dicha información que les proporcione el contacto de una persona de dentro de la empresa que les amplie o aclare la información que se facilita o también buscan acceder a otros contactos que tengan que ver con la información remitida. En resumen, usan la nota de prensa como base y construyen su artículo a partir de otras fuentes.

Pero en la práctica también ocurre que algunos medios de comunicación se limitan al copia-pega de notas de prensa y lo que es aún peor: piden dinero por publicar artículos "periodísticos" que NO están identificados como publireportajes. Y pensaréis, "claro, tal y como está el panorama, con una crisis galopante en el sector editorial, despidos en la redacción, etc... no me extraña". Pues os digo que esta situación no es nueva. En época de "bonanza" también ocurría. Antes, quizá sólo por comodidad. Ahora, por la comodidad de alargar la agonía de un modelo de negocio caduco. Y lo peor es que actualmente, al juntarse ambas motivaciones, esta práctica es más habitual que nunca.

Como empresa es muy cómodo pagar para que te saquen con la cara bonita. Como empresa-medio está muy bien asegurar ingresos extra por llenar espacios redaccionales y además ahorrarse dinero desprendiéndose de algún periodista más. Pero, ¿quién está en terreno neutral para frenar este círculo vicioso? Pues la más perjudicada y a la vez el motivo de existir de los medios. La clave está en la audiencia, cada vez más informada, con más criterio y consciente de estas prácticas, quien a través de sus acciones decide premiar o castigar al medio en cuestión.

Si clicamos un enlace de un medio que consideramos poco profesional o seguimos comprando un periódico que trabaja de esta forma o viendo un telediario que incorpora piezas informativas pagadas, estaremos fomentando estas prácticas. Así que os invito a observar a los medios con ojo crítico, en definitiva, a ser un poco periodistas. Se habla mucho del "paciente empoderado" en el sector sanitario, pues yo os propongo ampliar este concepto y hablar de "ciudadano empoderado", que no es más que el que se preocupa por ser corresponsable de lo que nuestra Constitución considera derechos fundamentales: dos de ellos son el derecho a la Información y a la Comunicación libre. Seamos nosotros mismos garantes de estos derechos que garantizan una buena salud democrática.

Si creéis que el periodismo debería ser más profesional podéis contribuir, precisamente ahora que está agonizante, a fomentar las buenas prácticas en la profesión para que, al fin y al cabo, todos estemos  mejor informados.

11 comentarios:

  1. Genial. Suma a eso que tambien se paga por conseguir premios (mejor coche del año, mejor empresa,... Prácticas a desterrar.

    Con twitter todos podemo ser priodistas. Siendo responsables.

    ResponderEliminar
  2. Cierto Rafa. Si le añadimos las redes sociales, ahora los ciudadanos tenemos más voz pero también tenemos más responsabilidad para construir la sociedad que queremos.

    ResponderEliminar
  3. Me niego a aceptar que Rafa diga que con twitter todos podemos ser periodistas, muy señor mío no se equivoque, no me he tirado muchos años de mi vida en la Facultad de Ciencias sociales y de la comunicación para nada. Ser periodista implica muchas más cosas que una simple cuenta en una red social, que se la puede hacer todo el mundo.

    ResponderEliminar
  4. No todo el mundo tiene clara la independencia del periodista cuando escribe sus artículos, algunos piensan que todo puede comprarse.
    Buen post en torno a nuestras vivencias profesionales del día a día. #yoconfieso que gracias a ti he aprendido a respetar lo que escriben tus amig@s periodistas aunque a veces cuesta creer que lo han hecho sólo para defender el derecho a la información y la comunicación.

    ResponderEliminar
  5. Venga, periodistas no, anonimo,... Testigos y relatores de lo que vemos...

    Sin intrusismos ni acritu...

    ResponderEliminar
  6. Leo que ya os habéis aclarado: Anónimo&Rafa ;-) No se trata de ser tod@s periodistas, se trata de que tod@s seamos audiencia crítica.

    Mónica, gracias a ti yo también aprendo cada día algo sobre medicina y Internet. Sin ir más lejos, hoy hemos tenido clase de RCP básico y me he hecho fan de una página de pongos :-) ¡genial!

    ResponderEliminar
  7. Montse me parece genial! la verdad es que hay muy mala imagen por parte del colectivo, pero es que algunos profesionales no demuestran ser muy profesionales cuando ceden ante ciertas demandas de las empresas.

    También es cierto, que cada vez más y gracias a que cada vez estamos más informados, o mejor dicho, tenemos un acceso a la información más amplio detectamos lo que en otras ocasiones nos lo podrían haber "colado" (artículos que roban textos tal cual de blogs, etc...)

    Me parece una gran idea emponderarnos no al ciudadano, sino como ciudadanos... todos formamos parte de esta gran red y tenemos esa gran responsabilidad, no sólo para con los demás sino también para con nosotros mismos.

    Genial post!! :)

    ResponderEliminar
  8. Estic molt d'acord. El dret a la informació, a rebre una bona informació és capital en una societat democràtica i fonamental per tal de contribuir a l'existència d'una opinió pública lliure.

    Un apunt però. Dius "Cuanto más profesional es un medio de comunicación, más tiempo dedica en contrastar la información que les llega de una fuente". La professionalitat d'un periodista és directament proporcional al temps que dedica a contrastar la informació?

    Posem, per exemple, que un periodista treballa en un tema d'investigació d'un delicte. Per molt que ell vulgui contrastar bé la informació, mai podrà dedicar tant temps com un policia o un jutge a recopilar totes les dades i contrastar-les. Penso que la pròpia dinàmica periodística impulsa als professionals a publicar allò que tenen el més ràpidament possible. La competència amb d'altres mitjans per ser els primers en donar a conèixer el contingut tampoc ajuda.

    Bon post, Montse!

    ResponderEliminar
  9. Creo que los propios periodistas deberíamos hacer pedagogía sobre la labor y la responsabilidad que tenemos pero que a veces no ejercemos. Los medios tradicionales viven una situación delicada, provocada, sobretodo, por la bajada de los ingresos publicitarios y por el recorte, cada vez mayor, de las subvenciones públicas que reciben –una gran farsa, por otro lado-. En esta situación resulta cada vez más difícil separar los intereses informativos de los comerciales. Este contexto no ayuda a la credibilidad y quien sale peor parado es el propio lector. Con la llegada de internet y de las redes sociales llegamos a más audiencia y disponemos de más canales de comunicación. En definitiva, más oportunidades para los lectores de estar informado. El axioma, la veracidad. SaluT.

    ResponderEliminar
  10. Com sempre, Montse, genial el teu post, no puc estar més d'acord amb el que hi dius. Vivim en un temps en què la immediatesa, per una banda, i la crisi, d'altra, han fet molt mal a la qualitat de la informació.

    La línia entre l'empresa i el mitjà es dilueix, la credibilitat de moltes capçaleres va esvaint-se com fum, al mateix temps que els anunciants guanyen pes en les seves línies editorials. No ens enganyem, avui la informació té un preu, i qui el pot pagar també es pot permetre dir-ne la seva.

    Des dels dos costats que separen les diverses realitats de la nostra professió, la del mitjà i la més "fosca", queda clar que cal revisar moltes de les inèrcies que estem assumint com a vàlides, fer comprendre a l'empresa que enviar una nota no vol dir -ni ha de ser així- assegurar-se una portada a tal o qual mitjà i, al mateix temps, esperar que els mitjans aprenguin que no tot val.

    S'ha comentat molt, i és un debat que cada cop guanya més presència, sobre el periodisme ciutadà, les xarxes socials i l'intrusisme. Doncs penso que sí, que tots som comunicadors, que tots podem explicar què passa, però la professió periodística exigeix quelcom més, i aquest quelcom és el que no s'està fent gaire bé (amb algunes excepcions prou notables). Cal contrastar, cal informar en base a fets i no donar els rumors com a bons (comença a ser norma allò del "publica que algo queda" o el "si acertamos nos ponemos la medalla..."), responsabilitat, coherència, veracitat, interpretació (sí, això també), transparència, honestedat... no, ara no és l'hàbit. La diferència entre els que piulen informació i els que la creen es va dispersant, però no perquè els primers puguin fer el mateix que els periodistes, sinó perquè els professionals -sotmesos a la pressió del dia a dia- ja no apliquen aquells criteris...

    En definitiva, convé una profunda reflexió. Potser convé deixar de llepar-nos les ferides i començar a analitzar què podem oferir... i què estem oferint, amb honestedat.

    ResponderEliminar
  11. Rut, es cierto, hay muchos profesionales que ceden ante las demandas de sus empresas, ahí se pone en duda su ética profesional. Pero el problema es que si alguno se niega a hacerlo, ya vendrá otro que estará dispuesto a hacerlo. Por eso creo que para romper con esto, es clave la audiencia ya que al fin y al cabo será quien acabará por hundir una empresa-medio que no sea profesional.

    Jordi, contrastar les fonts no és l'únic factor que determina la professionalitat d'un periodista però però sota el meu punt de vista n'és un dels pilars bàsics, el més important. És cert que hi ha circumstàncies en les que no és possible comptar amb més fonts, i això no hauria de ser impediment per a publicar si la informació bé respon a l'interès general. Però com dius, en moltes ocasions el motiu de no comptar amb més fonts no és que no s'hi tingui accès sinó que "no hi ha temps". Això és "pan para hoy y hambre para mañana" i jugar amb foc. Avui ser el primer crec que per un mità no hauria de ser el més important, qualsevol persona pot donar la notícia primer a Twitter, per exemple. Com diu el Xavi, o tornem a revisar els fonaments de la professió o deixarem de ser periodistes (molts ja ni ho són, encara que ho diguin).

    Juan Carlos, estoy contigo en que es necesario hacer más pedagogía de nuestra profesión, de ahí la motivación de este post. Antes, ocurría en casi todas las profesiones que los entresijos de las mismas se guardaban bajo llave para mantener un estatus y unos privilegios. Ahora algunos nos damos cuenta que es mejor contar qué hacemos y cómo lo hacemos para mejorar entre todos y que se valore más nuestro trabajo. Y esto no significa que por contar cómo trabaja un periodista a todos les entren ganas de hacerlo y nos "quiten" el trabajo. Además ¿por qué temer algo que no ha sucedido ni sabemos si sucederá?

    I Xavi, què dir d'aquest gran comentari que t'has currat que és un post per si mateix. Impossible explicar millor el resum clarificador de tasques que has fet d'un periodista, tant si treballa en un mitjà com en una empresa.

    Moltíssimes gràcies a tots per fer gran aquest post!

    ResponderEliminar

¡Anímate a participar! Gracias ;-)

Licencia Creative Commons
Mi Columpio por Montse Carrrasco Astals se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en micolumpio.blogspot.com.