20 de septiembre de 2015

"Clave K", House of Cards a la catalana


¿Os imagináis trasladar la trama de la serie House of Cards a Cataluña y la situáis en los años 80? Este parece ser el ejercicio literario que ha hecho la autora del libro "Clave K", Margarita Rivière, quien falleció poco después de publicar esta novela. Pero no, no se inspiró en esta serie de superéxito. Inició su trabajo hace 15 años cuando alguien le encargó que escribiera sobre la transición en Cataluña. Podemos imaginar que los sucesos que fue desentrañando fueron tan kafkianos que no le permitieron escribir un ensayo, el género literario con el que solía trabajar la periodista. Según ella misma cuenta, la novela le permitió escribir con mayor libertad y llegar a describir mejor la realidad de una etapa muy concreta de la historia de Cataluña.

Hay muy poco escrito sobre la publicación de esta novela, y esto me llamó mucho la atención. Decidí leerla después de constatar que ninguna editorial se atrevió a publicarla hasta ahora. Pero... ahora que ya sabemos que el Molt Honorable quizá no lo era tanto, ¿qué otras claves podía plantear una novela sobre la "época dorada" de nuestro President? Pues muchas, y van más allá de la política.

"Clave K" es una novela que hace un retrato crítico de la construcción de la catalanidad, de lo que representa ser catalán en una sociedad occidental y moderna que en los 80 luchaba a marchas forzadas por desvincularse del franquismo pero que a su vez se le escapaban tics de dictadura. Margarita nos pone un espejo a los catalanes para que veamos nuestros defectos y de esta forma podamos lamernos las heridas. Pero no se queda ahí. La novela es un retrato del Poder con mayúsculas. Del efecto opiáceo que ejerce sobre el Pueblo y de la mafia que lo rodea. De cómo hemos ido construyendo un exceso de confianza en los que nos gobiernan creando un pensamiento único y políticamente correcto que nos ha mantenido anestesiados.

Es un libro que se lee muy rápido a pesar de ser complejo. Una pena que Margarita justo nos haya fallecido ahora, dejando tantas incógnitas (¿cuánto de verdad hay en este libro?). Pero al fin y al cabo qué más da. El relato que Margarita hace es creíble y universal. Y muy políticamente Incorrecto.


5 de marzo de 2015

5 cosas sorprendentes que me enseñó mi embarazo


Sabía que quizá tendría náuseas y acidez, que mi percepción del mundo cambiaría, que me sentiría más cansada. Me contaron cómo cambia el cuerpo y las relaciones que tienes con las personas que te rodean. Todas y cada una de las mujeres con las que hablaba revivieron conmigo su parto y me dijeron que todo iría bien. Consulté revistas, repasé foros y leí las experiencias personales de otras embarazadas

Y de todo lo que leí y me contaron nadie me dijo que:
  1. A pie y nadando se llega a (casi) todos los sitios: Durante el embarazado fui dejando de forma paulatina el coche y las carreras a medida que iba estirando los paseos. Con ello descubrí que todo está más cerca de lo que parece y que cuando las piernas empiezan a hacerse notar entonces llega el momento de tomar el relevo flotando un rato en el agua.
  2. Lento no es sinónimo de ineficaz: Los movimientos de una embarazada son más lentos (y más torpes), trabajas a una velocidad menor e incluso pierdes la capacidad de hacer varias cosas a la vez. Pero tienes claro qué es lo más importante en cada momento; en mi embarazo lograba estar concentrada y no me alteraban las distracciones.
  3. Las plantas de casa pueden vivir más allá de los tres meses: Sentirte más hogareña y estar más sensible por lo que te rodea implica desarrollar más sensibilidad por las plantas de casa. ¿Cómo voy a cuidar un bebé si no puedo sacar adelante mi ficus? -pensé- Y a continuación me empleé a fondo para demostrarme a mi misma que podía hacerlo.
    Mi ficus progresa adecuadamente
  4. Los pájaros de ciudad también cantan de noche: Un sueño ligero y una vejiga aplastada provocan despertares nocturnos. En uno de ellos descubrí que en plena noche se oía el canto de un pájaro. ¿Tenía un nuevo vecino? "Probablemente no", me dijo una amiga aficionada a la biología, "has tenido suerte de dormir siempre muy bien. Es probable que el invierno tardío haya hecho retrasar la vuelta de un ruiseñor".
  5. Un vídeo ñoño de bebés es más eficaz que una cebolla: Hasta entonces las cebollas eran las culpables de provocarme lagrimones de forma más rápida e incontrolable. Todo cambió cuando el primer vídeo sensiblón para papás se coló en mi vida de embarazada.

¿Estás embarazada? ¿Lo has estado alguna vez? ¡Cuéntame algo que nunca imaginaras que te enseñaría tu embarazo!

13 de febrero de 2015

De lo que me ha enseñado mi currículum sonoro


Corría el año 2002. O 2003. Veintipocos. Me encerré en un estudio de radio y me dispuse a grabar lo que llamé "Mi currículum sonoro". Una recopilación de mis años de radio que debía servir como carta de presentación para encontrar un nuevo empleo. Ese currículum no cumplió este objetivo pero lo que por aquel entonces ignoraba es que hoy, más de 10 años después, en el Día Mundial de la Radio, volver a recuperar mi currículum sonoro me enseñaría a entender por qué por aquel entonces no funcionó.

Recopilé 5 ó 6 cintas de cassette al tuntún de distintos programas de radio en los que había colaborado mientras estudiaba periodismo, pedí permiso para entrar en el estudio de grabación después de garabatear algunas líneas para locutar y me dispuse a crear mi currículum sonoro. "¿Qué mejor forma para mostrar lo que era capaz de hacer en la radio que contándolo yo misma en formato sonoro?" -pensé- "¿Cómo no se me había ocurrido antes?". Cuando lo tuve listo hice un listado de emisoras de radio donde entregarlo. Ahora no recuerdo cuál era la lista completa pero sí que recuerdo que estaban por ejemplo la Cadena SER, RNE y la ya desaparecida COM Ràdio. Decidí ir personalmente a cada una de las emisoras de radio, en la recepción pedía por el "director de programas" y le entregaba a la persona que me recibía en la entrada un sobre que contenía un CD.

Y esperé. Durante un tiempo pensaba cada día "¿lo habrán oído?" "¿qué les habrá parecido?" "¿llamarán...?". Y no, no llamó nadie, y cuando ya dejé de pensar en ello mi vida profesional me encaminó hacia otro lugar bien distinto.

Esta mañana, sacando el polvo de la estantería de los CD's y pensando en deshacerme ya de ellos, he tenido la certeza de que nadie lo oyó. ¡Qué ilusa fui! Dejar un sobre en recepción y pensar que alguien podría dedicar unos segundos a escucharlo. Creo incluso que la persona de recepción, al no tener un nombre a quien entregarlo optó por deshacerse de ese bulto molesto. Y es que antes era más complicado dar con los nombres de los receptores adecuados: No existía Linkedin, ni Twitter. Y las webs de las radios aún dejaban mucho que desear. ¿Que hubiera hecho si tuviera los medios que tenemos hoy? Pues subir mi currículum sonoro a mi blog, compartirlo en redes sociales y contactar de forma más personalizada con los responsables de programas. Aunque también es cierto que si por aquel entonces las posibilidades laborales en los medios eran ínfimas ahora lo son aún más.

Hoy, me permito cerrar este Día Mundial de la Radio haciendo lo que no pude hacer en aquel momento, compartiendo el archivo sonoro en mi blog pero con un fin distinto. A modo de homenaje de este medio que han matado más de mil veces pero aún sigue vivo, reinventándose; que tanta compañía hace a los que la escuchan y tanta unión y compañerismo infunde a los que la hacen. Fui una privilegiada de trabajar en él, ahora lo sé.

Escucha aquí "Mi Currículum Sonoro" (la mayor parte está locutado en catalán).
Licencia Creative Commons
Mi Columpio por Montse Carrrasco Astals se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en micolumpio.blogspot.com.