13 de febrero de 2015

De lo que me ha enseñado mi currículum sonoro


Corría el año 2002. O 2003. Veintipocos. Me encerré en un estudio de radio y me dispuse a grabar lo que llamé "Mi currículum sonoro". Una recopilación de mis años de radio que debía servir como carta de presentación para encontrar un nuevo empleo. Ese currículum no cumplió este objetivo pero lo que por aquel entonces ignoraba es que hoy, más de 10 años después, en el Día Mundial de la Radio, volver a recuperar mi currículum sonoro me enseñaría a entender por qué por aquel entonces no funcionó.

Recopilé 5 ó 6 cintas de cassette al tuntún de distintos programas de radio en los que había colaborado mientras estudiaba periodismo, pedí permiso para entrar en el estudio de grabación después de garabatear algunas líneas para locutar y me dispuse a crear mi currículum sonoro. "¿Qué mejor forma para mostrar lo que era capaz de hacer en la radio que contándolo yo misma en formato sonoro?" -pensé- "¿Cómo no se me había ocurrido antes?". Cuando lo tuve listo hice un listado de emisoras de radio donde entregarlo. Ahora no recuerdo cuál era la lista completa pero sí que recuerdo que estaban por ejemplo la Cadena SER, RNE y la ya desaparecida COM Ràdio. Decidí ir personalmente a cada una de las emisoras de radio, en la recepción pedía por el "director de programas" y le entregaba a la persona que me recibía en la entrada un sobre que contenía un CD.

Y esperé. Durante un tiempo pensaba cada día "¿lo habrán oído?" "¿qué les habrá parecido?" "¿llamarán...?". Y no, no llamó nadie, y cuando ya dejé de pensar en ello mi vida profesional me encaminó hacia otro lugar bien distinto.

Esta mañana, sacando el polvo de la estantería de los CD's y pensando en deshacerme ya de ellos, he tenido la certeza de que nadie lo oyó. ¡Qué ilusa fui! Dejar un sobre en recepción y pensar que alguien podría dedicar unos segundos a escucharlo. Creo incluso que la persona de recepción, al no tener un nombre a quien entregarlo optó por deshacerse de ese bulto molesto. Y es que antes era más complicado dar con los nombres de los receptores adecuados: No existía Linkedin, ni Twitter. Y las webs de las radios aún dejaban mucho que desear. ¿Que hubiera hecho si tuviera los medios que tenemos hoy? Pues subir mi currículum sonoro a mi blog, compartirlo en redes sociales y contactar de forma más personalizada con los responsables de programas. Aunque también es cierto que si por aquel entonces las posibilidades laborales en los medios eran ínfimas ahora lo son aún más.

Hoy, me permito cerrar este Día Mundial de la Radio haciendo lo que no pude hacer en aquel momento, compartiendo el archivo sonoro en mi blog pero con un fin distinto. A modo de homenaje de este medio que han matado más de mil veces pero aún sigue vivo, reinventándose; que tanta compañía hace a los que la escuchan y tanta unión y compañerismo infunde a los que la hacen. Fui una privilegiada de trabajar en él, ahora lo sé.

Escucha aquí "Mi Currículum Sonoro" (la mayor parte está locutado en catalán).

3 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Con lectores así siempre es todo un reto y un placer volver ;)

      Eliminar
    2. La información necesitará siempre suplementos vitamínicos.Salud!

      Eliminar

¡Enriquece este post con tu comentario!

Licencia Creative Commons
Mi Columpio por Montse Carrrasco Astals se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en micolumpio.blogspot.com.