20 de enero de 2011

Sol@s ante los medios

No conozco a nadie que después de su primera experiencia en un medio de comunicación haya quedado satisfecho del resultado. Cuando se trata de la radio en directo dicen que siempre se les han quedado un montón de cosas por contar, sienten que no se han explicado suficiente y que lo más importante quedó en el tintero. En televisión, focos, gente y cámaras entorpecen enormemente su concentración. Y cuando se trata de la prensa, muchas de las pegas suelen centrarse en el titular: ¿por qué han destacado esto a lo que yo no doy ni la más mínima importancia?

Es probable que después de una experiencia no satisfactoria en los medios, no vuelvan a repetir. Una pena. Porque hay personas con historias y conocimientos interesantísimos que no están saliendo a la luz pública.


Dejando de lado las malas prácticas periodísticas, para un experto, podemos hablar de un científico, lo más importante, de entrada, es superar el miedo de la primera vez y pedir consejo a algún conocido que sea periodista. Hay muchos cursos de formación para portavoces pero no todas las personas se lo pueden permitir o tienen la posibilidad de asistir a uno.


Es importante saber que, después de esta primera experiencia, el científico en cuestión sentirá cierta sensación de frustración. En los medios de comunicación generales, muchas veces el rigor está reñido con la noticia y para que esto finalmente no ocurra y ambos conceptos se acaben encontrando, es importante que el experto renuncie a partes del discurso susceptibles de no ser entendidas o malinterpretadas. Mejor hacerlo antes de la intervención que dejarlo a la improvisación del momento.


Estar a la defensiva tampoco es una buena estrategia, adoptar la actitud de un docente de educación secundaria es una imagen que puede ayudar. Y sobre todo: No es necesario soltarlo todo en una única “clase”, si sale bien, habrá otras veces seguro.

Es tremendamente positivo charlar antes con el periodista. Siempre lo agradecerá y servirá para romper el hielo y sentar las bases de la entrevista. Creedme, el feeling que hay antes de salir en antena, por ejemplo en el caso de la radio, luego se palpa en las ondas sonoras. Contarle algo al periodista antes del directo que le llame la atención. Una anécdota curiosa. Le dará pie a que introduzca el tema de forma original.

Preguntar quién estará en la entrevista y en qué condiciones se hará (grabada, en directo, con intervenciones) también es de gran ayuda para enfocar y preparar el tema.


Ahora, los medios sociales nos permiten contactar con centenares de periodistas. Te animo, si eres el experto científico o alguien que piensa que puede aportar algo interesante a la opinión pública, a que empieces a conversar con nosotr@s (periodistas) en Twitter. Encontrarás claves para formarte y planificar tus intervenciones. Tener un blog es fantástico para plasmar las ideas, resumirlas y ver cómo reacciona la gente. Es un buen entrenamiento para organizar y sintetizar tu discurso.
Así que... ¿a qué esperas para que oigamos tu voz?

6 comentarios:

  1. La verdad es que sigo a varios periodistas que escriben sobre temas de salud en twitter y me habéis descubierto muchas cosas...

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bueno, Montse!Qué de problemas nos da a los periodistas, sobre todo a los que tenemos que conectar a los medios con los profesionales de la salud, los titulares! ¡Cuántas frustraciones causa una caja con ocho o diez palabras en las personas que no están acostumbradas a tratar con los medios! ¡Qué difícil es llevar a un mundo de concisión otro que está lleno de matices! Apuntaré tus consejos para completar los talleres en los que participo. Es un lujazo. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Muy buen post, Nuestro grupo tiene cursos de comunicación para que cuando haya que hacer una declaración a algún medio, estén preparados. Saber que parte del mensaje es importante etc...

    ResponderEliminar
  4. Me ha encantado Montse... qué grandes verdades. Los que nos dedicamos a aconsejar, preparar y salir a la palestra de vez en cuando, solemos tener un problema. Nadie nos quiere oír hasta que es demasiado tarde, es decir, cuando se tienen que "enfrentar" a un medio en 15 minutos. Hale, corre, corre, que te pillo.
    Por eso tenemos que, no sólo tener a un conocido periodista cerca, sino formarnos en hablar en público. Esto, por desgracia, sólo se consigue hablando y practicando. No habrá nadie que sea un hacha ante los medios que no se haya tenido que presentar ante ellos unas cuantas veces. Eso, y los consejos y formación de un profesional de la información, llevará al éxito seguro.
    En los hospitales estamos intentando formar a los directivos y responsables de unidades en ello. Veremos hasta donde llegamos!

    ResponderEliminar
  5. Hace ya años y por un tema que no viene ahora al caso, me hicieron una entrevista telefónica.

    Cuando la lei publicada, no se correspondía con la realidad tanto como me hubiese gustado.

    ¿Por qué no nos la enviáis antes de publicarla para que le demos el visto bueno?

    En las revistas, los artículos que se envían van y vienen varias veces hasta encontrar la versión definitiva.

    ResponderEliminar
  6. Dra. Jomeini, espero que las cosas que te hayamos descubierto hayan sido construcitivas.

    Teresa, nuestra profesión se reiventa cada día, que bueno que podamos compartir conocimientos y luego puedas participar en formaciones que seguro son de gran ayuda. Me encanta la frase de "llevar a un mundo de concisión otro que está lleno de matices".

    Qué bueno que instituciones sanitarias como el Colegio Oficial de Dentistas de Las Palmas y en los hospitales valencianos os toméis en serio la comunicación y preparéis a vuestros portavoces. Esto y como dices Pablo, la práctica y más práctica, hace que se logren muy buenos resultados.

    Emilienko. Has tocado un tema estrella. Como dicen en la tele: "me encanta que me hagan esta pregunta", jeje! Mi consejo sería que nunca le pidas a un periodista que te pase un texto "para revisar". En general, sienta mal porque te lo tomas como si estuvieran poniendo en duda nuestra profesionalidad de entrada, ya que nuestro trabajo se basa en entender a las personas para luego reinterpretar ese mensaje y trasladarlo para que sea entendible a los lectores. Aún así, de nuevo es clave la complicidad. Si se trata de un tema muy complejo y le dices algo así como "estoy a tu disposición por si necesitas que te aclare algo y si quieres, cuando tengas el texto, puedes pasármelo porque creo que hay conceptos un tanto complejos que te puedo ayudar a desarrollar". Se trata de estar disponible, de colaborar, de aportarle tu ayuda como experto en el proceso. Creo que este tema da para un post enterito y también para comentarlo la próxima vez que nos veamos, que espero que sea pronto!

    Gracias a todos por vuestros comentarios!

    ResponderEliminar

¡Enriquece este post con tu comentario!

Licencia Creative Commons
Mi Columpio por Montse Carrrasco Astals se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en micolumpio.blogspot.com.