24 de febrero de 2010

Camino de ida y vuelta


Hacer el viaje de trabajar con información general a entrar en el mundo de la información especializada es como ponerte a mirar con un microscopio una gota de agua. Lo sencillo se hace complejo. Aquello que creías estable e inamovible, resulta que está cargado de matices y movimiento. Ahora bien, lo más difícil es adaptarse a este entorno especializado y hacer el camino de vuelta para transmitirlo a la sociedad. A esto le llaman “divulgación científica”.

El camino de ida hacia la especialización es un camino de descubrimientos, de buenas noticias, de tópicos que se rompen. Para el periodista, incansable buscador de historias nuevas, parece un pozo sin fin. A cada puerta que abres, un nuevo reto se plantea. La mochila se llena de todos estos hallazgos pero… cuando se plantea el camino de vuelta, la mochila es demasiado pesada y hay que pensar qué dejamos atrás. Y aquí nos asalta la duda: ¿Qué dejo? ¿Qué me llevo?


La elección es difícil. Muchas veces debemos renunciar a mucho para que cuando se llega a destino la gente entienda lo que les contamos. Por eso, los que viven en la especialización, defensores del rigor extremo, se sienten defraudados. Habrá informaciones que se perderán, simplemente porque no merecían ser contadas en una esfera pública. Al fin, llegados a destino, muchas decisiones influenciarán en lo que ocurra, pero habrá un aspecto que será clave: la ilusión que nos llevó a emprender el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Enriquece este post con tu comentario!

Licencia Creative Commons
Mi Columpio por Montse Carrrasco Astals se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en micolumpio.blogspot.com.