25 de julio de 2012

El 9 de agosto de 1992 llevé una estrella

Imagen de Els Comediants
Con 12 años llevé una estrella. Brilló el 9 de agosto de 1992, a las 23:21 horas ante millones de personas. Su luz era parpadeante, era pesada y era muy difícil de arrastrar. Formava parte de la constelación de acuario y acompañaba el Sol, la Luna y algunos planetas. 


Ese día, a las 23:17 horas, al grito de "¡Ahora!" salí corriendo por una de las puertas del Estadi Olímpic de Montjuïc como si me persiguiera el demonio pero con el cuidado de quien lleva un tesoro en las manos. Corrí hacia mi lugar, rodeada de gente pero sin ver a nadie, con rumbo directo y notando alrededor miles de flashes que retumbaban en mi retina. Llegué a mi punto en la oscuridad, ahí iban llegando el resto de compañeros. No nos veíamos las caras pero sabía que como yo todos sonreían. Estábamos a punto de empezar, de hacernos visibles, de mostrar al mundo aquello que habíamos estado ensayando durante meses. Aquella era la primera vez que lo hacíamos envueltos en la oscuridad de la noche. El cambio de la música nos indicó que había llegado el momento de hacernos visibles y encendimos, al unísono, la luz de nuestras estrellas y planetas. !Hola mundo, estamos aquí! Hemos venido a despediros de Barcelona con una historia sobre el origen del mundo "concebida como un canto al fuego, la luna y el sol". 


Imagen de Els Comediants
A partir de ese momento todo ocurrió rápido: tirabuzones, rectas, perpendiculares. Nos encontrábamos en la pista para hacer, por fin, las formas que tanto tiempo nos había costado perfeccionar. Los pasos eran tan ensayados que eso nos dio margen para disfrutar de la apoteosis del momento. 


Sentir la energía que desprenden miles de personas tomando atención en una acción colectiva, fluyendo con cada uno de los movimientos que haces. A medida que iba intuyendo que terminaba, anticipaba la nostalgia de lo que pronto iba a suceder porque ya conocía el final: Tenía que desprenderme de esa estrella que había cuidado con tanto esmero. Soltarla y que volara con el resto de estrellas y planetas. Así que saqué mis tijeras del bolsillo, miré a mi compañero de fila, escuché el acorde del fin y corté con decisión la cuerda que nos unía. 


El mar de estrellas y planetas luminosos, que se movían ordenados en la pista, se balanceó en el caos del aire, que se los llevaba lejos, arriba, arriba...


El 9 de agosto de 1992 llevé una estrella en el espectáculo de Els Comediants, una estrella que hoy traigo aquí para que nos vuelva a dar luz. Para que en la oscuridad de la desesperación, la sinrazón y la indignación nos muestre que el camino es trabajar juntos, con disciplina, con tesón, pero sin presiones, sin líderes absolutos parlanchines, con el único fin de que todo salga bien, como esperamos, como creemos. La estrella brilló durante unos pocos minutos pero antes tuvimos la suerte de disfrutar de todos los días que nos llevaron hasta allí y cuando llegó el momento, lo dimos todo, no nos quedó nada. En los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 miles de voluntarios organizados a través de pequeños grupos locales de asociaciones demostramos que se puede hacer un cambio de rumbo si todos queremos ¿Por qué no hacerlo ahora?

23 de julio de 2012

Las dos velocidades de los eventos de salud 2.0

Foto de jl. cernadas
Foto de Ricardo Pérez
¿Son útiles los eventos y jornadas sobre salud 2.0? Rotundamente sí. Hasta del rollo más rollero puedes aprender algo: por ejemplo que de esa forma no se deberían hacer las cosas. Además para mi es necesario verse las caras de vez en cuando, practicar eso tan sano que es la desvirtualización. Pero a estas alturas a muchos que empezamos a prodigarnos por este tipo de eventos de salud 2.0 hace ya algún tiempo nos empieza a sonar cansino el discurso de "atrévete" "anímate a probar" "no tengas miedo" "rompe barreras". Ese mismo discurso con el que muchos hemos llenado Prezis y Power Points cargados de alegría y ganas de cambio. Es decir, nos aburre ese eco que nosotros mismos provocamos en su momento. Por eso, es el momento de las dos velocidades en el 2.0

1. Para los que quieran iniciarse en las herramientas 2.0: Formación práctica, muy a medida, y con continuidad. 
Veo que muchas personas empiezan a utilizar las herramientas 2.0 por necesidad o porque se les despierta una inquietud. Es entonces cuando empiezan a buscar, a preguntar. Por qué no captar a esas personas en el momento en que despiertan su interés y hacerles una formación más personalizada, más a medida. Esto permitiría regar ahí donde empieza a crecer algo. Lo que necesitan en esas circunstancias es acompañamiento, guía, recomendación, una relación más sostenida en el tiempo. Algo como un personal trainer.

2. Tanto para los que ya hace tiempo que usamos las herramientas 2.0 como para los que empiezan a iniciarse: Eventos y jornadas de distinta temática donde el 2.0 ya no es el tema central.
Encuentros en los que el 2.0 está presente de forma transversal porque:

- Te invitan a través de las redes sociales
- La organización propone el uso de un hashtag
- Se invita a los asistentes a participar desde el mismo momento de la organización
- Se hace un seguimiento en tiempo real a través de las redes sociales
- Se habla de innovación y de cómo la tecnología puede ayudarnos a ser más rápidos y eficientes
- La organización proporciona wifi a los asistentes
- Finalizado el evento puedes ver los vídeos, las fotos y los tweets en distintas plataformas dospuntocéricas
- Los conferenciantes tienen el afán de compartir su conocimiento más allá del auditorio y no ponen pegas para subir sus presentaciones en Slideshare
- Se escucha a gente que asiste y se cortan las preguntas inútiles
- Los conferenciantes se ciñen al tiempo y dejan suficiente tiempo para el debate

Por último, una receta para los que a estas alturas estén infoxicados de eventos sobre salud 2.0: Asistir a encuentros y eventos que nada tienen que ver con la salud 2.0. ¡Probarlo! Mínimo una vez cada dos meses.

Esta entrada participa en el primer Carnal de la Salud 

11 de julio de 2012

¿De qué es más trabajar en comunicación?

Foto de FreeCat
- Tu que trabajas en comunicación ¿crees que la comunicación es más trabajar para hoy o para el medio plazo? -me preguntaron hace unos días.

Y contesté:

- La comunicación es más del medio plazo que del para hoy. Si siempre trabajas apagando fuegos, nunca construirás nada que funcione. Como los cimientos de un edificio, si los tienes bien armados cuando necesites construir algo rápido será más consistente.

Y a partir de esta respuesta, me he lanzado a escribir una pequeña lista de más y menos para darle una forma distinta a algunas ideas:

  • La comunicación es más de escuchar que de hablar. De poco servirá el discurso que se está estructurando si antes no se ha escuchado al interlocutor. Podemos pensar que es culpa de los demás, que no nos han entendido, pero gracias a esta clase en Tekuidamos 2.0 con Pablo Villanueva aprendí que si no nos entienden, el error es siempre del emisor.
Foto de {studiobeerhorst}-bbmarie
  • La comunicación es más del momento que del lugar. La tecnología nos permite estar sin estar. Pero el momento es ese, no espera. En Twitter se ve muy claro: cuando ocurre algo tenemos a personas que nos informan desde el lugar de los hechos y otras que filtran la información, papel que desempeñan algunos medios de comunicación.
Foto de alainalele
  • La comunicación es más de frenar que de correr. Cometemos muchos errores inducidos por las prisas. Siempre es mejor llegar más tarde al momento pero hacerlo con un mínimo de seguridad. Esto lo saben muy bien las personas especializadas en comunicación de crisis como aprendí en una charla de Enrique Alcat.
Foto de toxickore
  • La comunicación es más de bambalinas que de escenario. La mayoría solo ven lo que triunfa y reluce encima de un escenario. Pero eso ocurre en muy pocas ocasiones. Por eso hay que disfrutar trabajando lejos de los focos. Ahí también ocurren cosas maravillosas y nos ayudará a estar preparados para cuando tengamos que salir a actuar.
Foto de Carlos Madrigal (pruebas)
  • La comunicación es más de encender que de apagar. La comunicación debe sorprender, abrir ventanas. Iluminar respuestas para plantear nuevas preguntas. Como leía ayer de Eduard Calvet, "cuando ves una noticia por TV y puedes intuir todo lo que dirá es que algo ha fallado".
Foto de isumelzo
  • La comunicación es más de sosegar que de exaltar. Es importante que la comunicación lleve a la acción pero nunca a la exaltación. Si usamos un tono agresivo nunca sabemos cómo puede llegar a reaccionar la gente. 
Foto de Sidi Guariach
Y para ti ¿de qué es más trabajar en comunicación?
Licencia Creative Commons
Mi Columpio por Montse Carrrasco Astals se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.
Basada en una obra en micolumpio.blogspot.com.